Mastodon, la red social viral que hará que te olvides de Twitter

Twitter está muy bien. Pero es muy del 2008. A lo sumo, del 2014. Ahora ya no está solo muerta, sino que está plagada de trolls. No puedes manifestarte sin que te hayas topado con alguno. Y no solo eso, sino que hay bots por todas partes. Que si bots de spam, que si otros bots que te dan me gusta o te retuitean para falsificar un timeline… es horroroso.

Mastodon es como una hoja en blanco: es código libre, está descentralizado y aún no hay nadie que pueda trollearnos. Digamos que es lo que fue Telegram hace unos años, la mejor alternativa a WhatsApp. Hoy en día, ya casi tiene la mitad de usuarios que la aplicación de mensajería número uno. Mastodon tiene el mismo problema: no tiene usuarios. Es como si gritásemos desde lo alto de una montaña, pero sin que nadie nos oyera.

El rato que lo he estado probando me ha dado muy buena sensación, pero el tema de que falten usuarios me deja con un muy mal sabor de boca. Lo peor de todo es, quizás, que como hay varios servidores, todo el tráfico de Mastodon se va a dividir entre ellos. Es decir, si Mastodon tiene, por ejemplo, un millón de usuarios, y tiene además 10 servers, solamente tocará a 100.000 usuarios por servidor. Esto hace que la sensación de vacío sea aún más grande.

Es como que los diferentes Mastodon tratan de competir entre sí, cuando lo que deben hacer es reunir fuerzas y hacerlo contra Twitter. Entonces, sabiendo esto, debemos no considerar a Mastodon como la alternativa a Twitter, pues no lo es (realmente). Más bien es la alternativa a lo que hoy conocemos por foro, o sea, más una herramienta que un cómo.

La decisión de haber dividido el servicio ya no es solo porque no han podido escalar el servicio para todos los clientes que han ido entrando (un crecimiento del 70% diario), sino que además es porque han querido que cada uno de los Mastodon sea como una comunidad distinta: hay uno para contenido sexual, otro para memes, otro más serio y una multitud de ellos. Por supuesto tendremos que registrarnos en cada uno de los servidores (si queremos usarlos todos) y no podremos usar el mismo cliente para todos, pues cada uno tiene el suyo propio.

Cómo es Mastodon por dentro

Cada uno de los servidores de Mastodon es diferente. No solo cambia la temática, sino que el administrador decide qué cambios hacer con respecto al cliente original. Puedes desde cambiar el wallpaper hasta añadir nuevos ajustes de privacidad. Por ejemplo, en el servidor de los memes, el Feed se llama Memefeed, y sirve para eso: para descubrir nuevos memes.

La interfaz es un clon, por así expresarlo, de TweetDeck, la herramienta empresarial de Twitter. Se divide por columnas: a la izquierda, nuestro perfil y el campo de texto para publicar un ¿Mastodon?. En la columna de la derecha podremos ver lo que llaman “Home”, que no es más que nuestro feed y el de las personas que seguimos. Más a la derecha tenemos las notificaciones. Y justo en la derecha del todo tenemos la última columna con el feed global y con los ajustes.

Podemos retwittear, contestar y marcar favorito, tal y como en la aplicación original. De momento no podemos ni emebeber los tuits ni nada de eso. No tenemos los 140 caracteres como límite, sino que en este caso son 500 los que podremos escribir antes de que nos corten el grifo. Sigue en la línea de microblogging, por supuesto, pero con más capacidad de escritura.

Fuente: omicrono

facebook comments:


Deja un comentario