Entrevista a Hector Gamez por Atkinson Briceño T

“Todo lo que tengo y todo lo que soy, lo he conseguido a través de la música”

390517_285340554905944_1948632745_n

En lo que puede parecer un templo y de hecho lo es, está sentado Héctor Gámez con lo que emblemáticamente son sus armaduras, una laptop que guarda un repertorio de la música que hace vibrar a las almas y sus audífonos con lo que se proyecta a su gente.  La antesala a esta conversación es su sonrisa característica y esa personalidad única que lo define, así es Gámez en su intimidad.
Decir 20 años de trayectoria parece fácil, pero el recorrido profesional que abriga a este exponente de la escena electrónica, tiene una larga historia por contar. Desde sus primeros años de vida, Héctor supo que la música tendría una fuerte influencia en su haber y es que desde muy pequeño,  7 años  para ser exactos, comenzó a tener una inexplicable conexión con todo aquello que producía algún sonido. De forma anecdótica comenta que recibió de regalo un disco que era el sondtrack  de una película de su infancia que se llamaba “Sobreviviendo”, y en él dio sus primeros pasos en grabar y desgrabar extractos de la música que más le llamaba la atención en aquel entonces.
Su recorrido musical sigue en su vida de manera firme, adiciona en el Coro Infantil de Venezuela  y simultáneamente tocaba la bandolina, es así como la disciplina se hizo parte de su quehacer diario.
A manera biográfica comenta que le impactó su encuentro con un disc-jockey de una discoteca llamada Shock, desde entonces escuchar la narración sobre la técnica de mezclar, comenzó a sembrar esa semilla en Gámez por incursionar en este arte. En este trayecto de su vida, comienza a hacerse nombre en las principales “minitecas” de la época, discotecas de gran auge en la ciudad y como residente en empresas como New York People y  The Lowers por mencionar algunas donde predominaba el disco music.
Los años 90’ reciben a un chico con miles de expectativas  y metas planteadas que podía reunir un DJ de la época del Disco Music, tener una indumentaria carente de tecnología hacían su trabajo más valioso; puesto que, suponía más creatividad y empleo de estrategias personales para llevar lo mejor de sí, en cada presentación, ese era el caso de la joven promesa: Héctor Gámez.
Conozcamos en la intimidad a una de las figuras más emblemáticas de la escena electrónica caraqueña, al hombre de la sonrisa constante, del OMG como frase, y a ser que sabe entenderse con todas las almas a través de su mensaje vinculado con la música.
-Hay una larga trayectoria en tu carrera artística y parece que el tiempo no pasara por ti, cuéntanos un poco, ¿desde cuándo decides que tu profesión sería ser Dj?
– Podría decir que desde los 7 años, hay una cronología que abarca desde un regalo que fue un disco, comienzo a descubrir que puedo grabar o detener partes de la canción y allí comienza a despertar mi interés por la mezcla siendo muy pequeño. Luego comienzo a ser un espectador de los disc-jockey de mi época para luego convertirme en uno de ellos, todo ha sido un proceso de aprendizaje y puedo decir que desde abajo con toda humildad, un día me tropiezo con el auge de la música electrónica y hoy es parte de mi vida.
 Tus comienzos se dan en una de las principales minitecas de caracas en la época de los 90’s, New York People ¿cómo fue tu incursión en esta empresa, qué te dejó, qué es lo más significativo de tu estadía como disc-jockey?
– Fue de hecho mi primer trabajo, pero no entré de lleno como disc-jockey, hacía otras cosas, asistía otras labores y en los ratos libres me ponía a mezclar. Un día me vieron los dueños y pasé de ser un asistente a ser el disc-jockey principal de esta empresa. Aquí adquirí disciplina, de forma natural un puesto dentro lo que era la escena de las miniticas de Caracas, ser parte de New York People era un prestigio para la época; sin embargo no era lo que ambicionaba lo que de verdad me movía era  cada día ser el mejor y hacer a cabalidad mi trabajo.
 En ese momento, ¿cuál era el género de la música que más se escuchaba o se bailaba?
– En esa época se bailaba de todo: salsa, merengue, varios estilos y se podría decir que la electrónica era la “changa”, también el disco music, era lo que estaba de moda básicamente.
 Entrando directo con tu acercamiento con la música electrónica, ¿cuándo ocurre esto? 
– Esto comienza  a ocurrir a partir de 1998, que es cuando me decido a trabajar con una sola tendencia porque ya tenía años mezclando de todo. La influencia de la música electrónica estaba sólo que la combinaba con otros estilos y ya era momento de quedarme con mi propio estilo dentro de este movimiento.
-Me hablas de 1998-1999, esta era la época del Ácid Techno de forma bien posicionada ¿cierto?
– Era la época del House y estaba entrando el acid house, luego viene el techno en el 2000. Mi acercamiento en realidad fue a través de un Dj que se llama Danny Denhalia que fue quien me influenció un día que escuché una sesión del tipo que abarcaba 12 o 15 temas y allí dije quiero ser ya disc-jockey de música electrónica, recuerdo que en ese entonces el único Dj de renombre en electrónica era Alfredo Mena y mis amigos me decían que me iba morir de hambre porque no iba existir público para este tipo de música.
– Evidentemente luego surge una generación de personas asiduas a las fiestas rave, que se convierten en el público fiel de la música electrónica, entonces si hubo y hay gente hasta el momento que persigue este concepto
– Totalmente, como te digo antes al surgimiento se da en el año 2000 con la llegada del techno y los raves de los cuales ya era parte como público pero me desempeñaba profesionalmente en otra área, sin embargo el arraigo se hizo parte de mí de inmediato. Dentro de la fiesta los djs sabían que me dedicaba a esta área pero desde otro estilo, pienso que por esto mi entrada fue más rápida.  Recuerdo también que un día fui a ver a Chris Liberator y Dave The Drumers y me impresionó lo rápido que mezclaban y se me parecía a como se daba el proceso en las minitecas, esta técnica fue la que mantuvo por tanto tiempo a esa forma de mezclar. Basado en esta anécdota con estos dos Djs me dije a mi mismo y a un amigo que me acompañaba en la fiesta, ¡yo puedo hacer eso, yo puedo mezclar así! Y el lunes siguiente fui a una tienda, en Sambil que se llamaba Galaktica, compre más de 20 viniles de techno y me encerré un día entero a mezclar y le agarré el hilo a este género súper rápido, y esto se debe a que comprendí que la técnica de mezclar con la miniteca era capaz la misma, sólo cambiaba el estilo y la música en este caso techno.
Tu mencionas algo muy importante, porque asumes que te impresionaba lo rápido que era el ácid techno, sin embargo marcas un punto importante con relación a que cuando se mezcla de esta manera no dejan que el tema siga, y, si no sigue no es que no haya disfrute sino que no hay una percepción directa, y esto te lo otorga el techno, ¿no sé si me equivoco?
– Claro, lo que ocurre con el techno es que es un estilo muy lineal, que no tiene muchas variantes ni muchas caídas. Si tú al mezclar un set de techno no aplicas ese juego de sonido que es fundamental, éste se vuelve muy monótono al emplear estas técnicas tu creas tu propia caída, ambiente o atmosfera; es como contar tu propia historia a través de los sonidos.
-Ahora bien, ya te lanzas a pinchar música electrónica, la entiendes y la haces parte de tu vida cotidiana pero, ¿Cuáles son esos géneros o ese género con el que te identificas, con el que el público reconoce a Héctor Gámez como tu marca, tu sello, tu propia identidad?
-Yo arranqué con  House, ese fue el género que siempre me gustó de la música electrónica, obviamente después que conocí esta movida que te estoy contando del techno y el ácid techno, quise experimentar en el ácid, después de esto conozco los BPM de este género que eran más rápido con relación al house, y  pude hacer un paseo por todos los géneros que van desde trance, progresive luego pase al tech house ,no sabría cómo definirte o quedarme con un solo estilo, puedes verme con deep tech  o hacer un híbrido de todos ellos. Yo siempre he dicho que mi estilo es muy Gámez, de pronto muy hacía el techno, a veces muy agresivo pero siempre respetando el tema y por su puesto al productor.
Se puede percibir que hay una estructura en tu vida lejos de ser una estructura o una premeditación, pero ¿te planteaste que iba a ocurrir lo que se percibe en tu carrera, dijiste acaso; yo quiero que pase esto, quiero estar en tal o cual lugar?, cuéntanos una anécdota personal
-Yo creo que siempre pasa, el día que deje de pasar ya no estaré aquí, siempre me pasó yo creí fielmente en lo que yo hacía a pesar de que nadie creía, por ejemplo yo quería trabajar en minitecas y lo hice en la zona en la que vivía que era humilde cuando habían en ese entonces otras de gran renombre y de otro estrato social y también puede estar allí, después de este logro quise participar en guerras de minitecas en el poliedro y también lo logré como el hecho de trabajar en discotecas que también lo hice. Uno de mis sueños era pinchar en Ibiza – España y esto se materializó, quise producir un disco y  lo tengo conmigo, yo pienso que tú te trazas metas y las cumples en la medida en que creas en lo que haces.
-Hablando de ese positivismo tan frontal con el que te expresas, todos tenemos una creencia en Dios, en una entidad mística, ¿cómo es tu relación con Dios o con esa energía universal que gran parte de la humanidad cree?
– Obviamente sí creo en Dios pero desde un punto de vista muy mío, yo veo a Dios en todas partes y en todas las cosas, así como lo dicen las religiones a mí me pasa, yo creo que Dios es como una interacción  uno no está fuera de Dios, interactúa dentro de él y es parte de él, yo pienso que lo transmito a través de la música.
Siguiendo la expresión de la música como energía, ¿cómo describes la música?
– La música para mí es un remedio, ha sido el remedio de mi vida de muchas cosas, yo todo lo que tengo y todo lo que soy lo he conseguido a través de la música.
¿Te has imaginado tu vida, fuera de la música o te has planteado emprender otra profesión alejada de ser Dj?
-Si claro, de hecho en este momento de mi vida lo estoy viviendo pero siempre con la música presente, uno es un Dj pero también es un artista y siempre tienes algo que expresar; entonces uno se siente bien es cuando expresas aquello que de verdad quieres ¿entiendes? Y a través de su medio que en este caso el mío es ser DJ, po ejemplo ahora tengo un proyecto de una página web dónde voy a cumplir horarios, tener juntas, pero todo sobre esas bases del entorno musical.
-Hay un nuevo oficio si  quiere en lo que se refiere al rubro de Manager de Djs, recientemente, hay una asociación de Djs, Brainstorm Booking dónde una de las ideas de este proyecto viene de ti, coméntanos un poco al respecto.
-Brainstorm nace de la necesidad que hay de unión y respeto entre los djs, pero además que la gente comience a reconocer este movimiento como una industria y como lo que es, como un negocio; yo creo que la mejor forma de alfabetizar a la gente respecto a esto era la unión de un grupo de Djs, que nos organizáramos de una manera seria y que se marcaran los parámetros de su correcto manejo porque la base fundamental era que se le diera el respeto a la pieza clave de la fiesta, el Dj y esta es básicamente la propuesta de este proyecto. En otros países el respeto que se le da el DJ es abrumador y por eso surge esta necesidad de que la gente conozca y le dé el trato meritorio al artista. Esto se lñogra con la figura de un manager, con una organización y con el empleo de una estructura de operaciones para el éxito de cada evento.
185387_285338544906145_1661061086_n
¿Qué es aquello que te falta hacer?
-Yo creo que todo o mucho, pero quiero consolidarme como productor, hacer mi propia música.
Tu mayor fortaleza
– Mi constancia.
Tu debilidad
Que no se decir que no.
Algo que te defina o esa frase personal
-Que crean en lo que hacen aún y cuando la gente piense que no es posible, cuando creas lo vas a ver.

Fuente: http://journalism-atkinss.blogspot.com
Creditos:  Atkinson Briceño T

facebook comments:


Deja un comentario